¿Quién se hace cargo del edificio del Colegio Nacional ?


La suciedad es constante y los graffitis parecen no borrarse jamás. El año se cierra con un edificio centenario de muy mal aspecto.

Hace 11 Hs 15 80
5
BORRONES Y MENSAJES. Las paredes de todo el edificio están graffiteadas.- LA GACETA / FOTOS DE FRANCO VERA.-
Que haya basura en los “jardines” que rodean el Colegio Nacional Bartolomé Mitre ya a nadie le llama la atención. Es un paisaje común el de los desechos, la caca de perros y los graffitis en las paredes del centenario edificio ¿Por qué eso pasó a ser parte de la normalidad en barrio Norte? Quizás no hay una sola respuesta, porque no está claro todavía quién tiene la obligación de limpiar, ni qué se tiene que hacer con aquellas personas que ensucian o vandalizan el mobiliario urbano que rodea al colegio. Y la idea que siempre estuvo en la mente de algunas autoridades de que vuelvan a instalar las rejas que alguna vez resguardaron el establecimiento parece que no se concretará.
Un banco que apareció destruido hace un par de días sobre la vereda de la avenida Sarmiento es lo que sale de lo cotidiano. Se acerca un anciano y dice en voz alta: “esto ya no tiene remedio”. Para Ángel Guzmán el vandalismo es una enfermedad incurable, y parece tener razón ya que el Colegio, que tiene 153 años, ha sido protagonista de innumerables notas periodísticas desde hace una década aproximadamente, en las que siempre se señala lo mismo: la mugre, el descuido, la falta de control. Nada ha cambiado. En el otro extremo de la manzana, por Santa Fe, Horacio Alderete, otro vecino, cree que la solución sería que se contrate una especie de placero: que limpie, que cuide, que reprenda si alguien ensucia ese colegio que depende de la Provincia.
Autos, basura, alcohol...
“Acá pasan muchas cosas”, dice Alderete y las enumera: estacionan vehículos debajo del árbol de mora (uno fijo es un automóvil gris), que tanta sombra da; arrojan basura a cada rato; los jóvenes se instalan a tomar alcohol en plena mañana; y se limpia cada dos meses, lo que resulta totalmente insuficiente. Y en eso de que todo el mundo hace lo que quiere, sobre esa cuadra es común ver cómo se pasean perros pero no se levantan los desechos y también que la vereda se ha convertido en una especie de estacionamiento de motos frente a la Policía Federal.
A pesar de todo lo que observa, Alderete celebra haber presenciado durante el año cómo alumnos del mismo colegio, acompañados por docentes, se pusieron guantes y levantaron la basura del césped que rodea el edificio. Esa acción es parte de un proyecto social del colegio, que también en la entrada tiene contenedores para separar los residuos. Los muestra orgulloso Raúl Lischinsky, rector de la casa de estudios. Los chicos consultados por LA GACETA no saben quién ensucia, ni quién rompe el mobiliario urbano, pero sí recuerdan que los malos olores vienen de un sector donde vive un indigente (en la cuadra de avenida Sarmiento) y de otros lugares que “usan de baño” los transeúntes despreocupados por la salubridad.
“Nosotros barremos la vereda, al igual que adentro del establecimiento. Pero todo lo que es verde y la iluminación corresponde a la Municipalidad, que últimamente está cortando más a menudo el césped. Eso sí; quienes más arrojan basura a nuestro alrededor son los vecinos de los edificios que tenemos enfrente”, comienza a detallar Lischinsky sobre las cuestiones operativas relacionadas con la limpieza del edificio. Y sobre las frustradas gestiones de arreglos, menciona los baños que colapsan y que derraman líquidos cloacales por la avenida Sarmiento. “Construcciones Escolares de la Provincia vino a ver el problema, pero analizaron que quien debía arreglar el desperfecto era la SAT, que nunca nos dio una solución. La semana pasada las aguas servidas llegaron hasta la calle Muñecas”, detalla el rector y ex alumno del Nacional.
- Entonces, ¿quién levanta la basura en el área verde que rodea el establecimiento?
- Nadie; hasta que no vienen a cortar el pasto los de Espacios Verdes permanece todo sucio.
- ¿No pueden hacerlo los conserjes del Colegio?
- No pueden limpiar al exterior; sólo por dentro tienen permitido. Antes de eso se encargaba una cooperativa, pero se terminó el convenio. Quizás para el año que viene vuelvan.
- ¿Qué se puede hacer por la fachada que está deteriorada y graffiteada?
- Hay que pedir autorización a Patrimonio Histórico de la Provincia, ya que está en el listado de edificios con valor patrimonial de Tucumán. Una vez quise poner una rampa para discapacitados y no me lo permitieron: me dijeron que hiciera una móvil.
- Siempre se habla de las rejas que antes cubrían el edificio y que volver a colocarlas sería una solución...
- Sería una gran cosa que vuelvan, pero no sucederá. Están en el jardín Querubines. Las únicas que quedaron acá son las de la Maipú, pero encima las pusieron al revés.

Espacios Verdes
“Cerrar ya no es una solución”
Afirma que es constante el trabajo de levantar los residuos y llevarlos; que hay épocas peores que otras; y que es un espacio verde de la ciudad que se ensucia más que otros (lo compara con el parque 9 de Julio). Marcelo Alonso, director de Espacios Verdes de San Miguel de Tucumán, sostiene que el mantenimiento del “jardín” que rodea el Colegio Nacional siempre lo ha hecho su repartición.
“Es permanente el trabajo en época escolar y mucho más en verano, sobre todo durante noviembre, diciembre, marzo. Con los períodos de lluvia se corta el césped a un ritmo más acelerado y con la frecuencia de una vez por semana”, detalla el funcionario municipal, e indica que se ensucia más que en el parque 9 de Julio porque es un lugar muy transitado por la gente en general.
Cuando habla de culpables, no detalla quiénes cree que son los que arrojan basura o rompen el mobiliario (bancos y pista de salud) y las obras de arte que rodean el edificio. Eso sí: acusa a los vecinos que no levantan la caca de los perros porque no llevan la bolsita correspondiente. Por último, enfatiza que la solución para evitar el vandalismo en todas sus versiones no es enrejar el colegio: “está internalizado en la sociedad que eso es un espacio público. De hecho hay una pista de salud que se usa a diario. Hay que educar para cambiar el comportamiento”.
 
Dirección de patrimonio
No se realizó un    pedido formal
Antes de hacer cualquier arreglo u obra en un edificio con valor patrimonial se debe hacer un pedido formal a la Dirección de Patrimonio de la Provincia. Eso es lo primero que explica Mercedes Aguirre, directora de la mencionada área, cuando se le consulta sobre qué se puede hacer con la fachada del Colegio Nacional que está deteriorada y graffiteada. Aguirre sostuvo que ese trámite, durante este año, nadie lo hizo. 
Sobre los graffitis, la arquitecta señaló que le preocupa que cada vez se los encuentre más en los edificios con valor patrimonial, como sucede en el Nacional o como pasó con los menhires en El Mollar, por ejemplo.
“Para 2018 armamos un programa para concientizar a la población, empezando por escuelas, de que no pueden pintar los edificios patrimoniales. Hay graffitis fantásticos, pero en paredes que les den el marco correspondiente”, agregó. Por último, apuntó que si no reciben una propuesta del actual rector para “limpiar” o “restaurar” la fachada del edificio, lo harán de oficio el próximo año. “El que vive en un edificio patrimonial sabe que tiene derechos y obligaciones, sobre todo en uno tan importante como el Nacional”, señaló Aguirre.
> Espacios Verdes
“Cerrar ya no es una solución”

Afirma que es constante el trabajo de levantar los residuos y llevarlos; que hay épocas peores que otras; y que es un espacio verde de la ciudad que se ensucia más que otros (lo compara con el parque 9 de Julio). Marcelo Alonso, director de Espacios Verdes de San Miguel de Tucumán, sostiene que el mantenimiento del “jardín” que rodea el Colegio Nacional siempre lo ha hecho su repartición.
“Es permanente el trabajo en época escolar y mucho más en verano, sobre todo durante noviembre, diciembre, marzo. Con los períodos de lluvia se corta el césped a un ritmo más acelerado y con la frecuencia de una vez por semana”, detalla el funcionario municipal, e indica que se ensucia más que en el parque 9 de Julio porque es un lugar muy transitado por la gente en general.
Cuando habla de culpables, no detalla quiénes cree que son los que arrojan basura o rompen el mobiliario (bancos y pista de salud) y las obras de arte que rodean el edificio. Eso sí: acusa a los vecinos que no levantan la caca de los perros porque no llevan la bolsita correspondiente. Por último, enfatiza que la solución para evitar el vandalismo en todas sus versiones no es enrejar el colegio: “está internalizado en la sociedad que eso es un espacio público. De hecho hay una pista de salud que se usa a diario. Hay que educar para cambiar el comportamiento”.
> Dirección de Patrimonio
No se realizó un pedido formal

Antes de hacer cualquier arreglo u obra en un edificio con valor patrimonial se debe hacer un pedido formal a la Dirección de Patrimonio de la Provincia. Eso es lo primero que explica Mercedes Aguirre, directora de la mencionada área, cuando se le consulta sobre qué se puede hacer con la fachada del Colegio Nacional que está deteriorada y graffiteada. Aguirre sostuvo que ese trámite, durante este año, nadie lo hizo. 
Sobre los graffitis, la arquitecta señaló que le preocupa que cada vez se los encuentre más en los edificios con valor patrimonial, como sucede en el Nacional o como pasó con los menhires en El Mollar, por ejemplo.
“Para 2018 armamos un programa para concientizar a la población, empezando por escuelas, de que no pueden pintar los edificios patrimoniales. Hay graffitis fantásticos, pero en paredes que les den el marco correspondiente”, agregó. Por último, apuntó que si no reciben una propuesta del actual rector para “limpiar” o “restaurar” la fachada del edificio, lo harán de oficio el próximo año. “El que vive en un edificio patrimonial sabe que tiene derechos y obligaciones, sobre todo en uno tan importante como el Nacional”, señaló Aguirre.

EN ESTA NOTA

Comentarios

Entradas populares de este blog

POSIBLES ITINERARIOS LECTORES - Obligatorio PIIE

Impulsan el ingreso de automóviles eléctricos: mirá los autos que se vienen y cuanto cuesta la carga